Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí.

GAIWAN GRIS

Recipiente chino de porcelana fina, que se utiliza con una doble función, la de preparar y la de degustar el té.  

PRECIO: 22,70    

últimas unidades

Ficha producto

Un gaiwan es en un accesorio chino inventado en la dinastía Ming (1368-1644) para preparar el té. Se compone sólo de tres partes: la tapa (“Gai”), la taza(“Wan”), y el platillo.

Normalmente está hecho de vidrio, porcelana o arcilla, pero no de metal debido a que el metal absorbe demasiado el calor y nos podemos quemar.

De hecho un gaiwan es muy parecido a una taza de té pero que tiene una tapa y no tiene asa. Aunque un gaiwan se puede utilizar como una taza, normalmente se utiliza para preparar el té, en sustitución de la tetera.

Las variedades de té que podemos utilizar son oolong, amarillos, verdes y puerh. Los tés negros no se suelen preparar en gaiwan debido a que las hojas son demasiado pequeñas.

Tampoco se puede utilizar en tés CTC, es decir, los que están triturados porque las hojas son demasiado pequeñas y se escaparían por la tapa y además estos tés son de menor calidad y no se pueden reinfusionar.

Antes de la Dinastía Ming (1368–1644), el té era consumido normalmente en el recipiente en el que se preparaba. Como describe el maestro de té Lu Yu, esta taza especial tenía que ser lo suficientemente larga como para dar cabida a los elementos usados para infusionar el té, pero también lo suficientemente compacta para que pudiera ser sostenida cómodamente en las manos a la hora de consumirlo. El término usado para describir esta pieza versátil fue chawan (茶碗; lit. "taza de té"). Durante la Dinastía Ming las innovaciones tanto en el ritual del té como en su preparación dieron lugar al gaiwan. Hoy los gaiwan suelen ser más pequeños, y se usan más hojas de té en la infusión.

Rápido de utilizar debido a que el tiempo de infusión es menor.

Es muy fácil de limpiar, ya que no utiliza filtro.

El té se disfruta mejor en pequeñas cantidades porque todas las características del té se concentran en un espacio más pequeño.

Si el té es de calidad, permite reinfusionar el mismo té varias veces con lo que con cada infusión aparecerán nuevos matices del té.

Fácil de transportar por su tamaño más pequeño.

 

 

 

Consejos

¿Como usar el Gaiwan?

    Precalentar la taza añadiendo un poco de agua caliente, y luego desechar el agua.

    Añadir una o 2 cucharadas de té.

    Para oolongs y puerh, cubrir las hojas con un poco de agua caliente, y luego desechar inmediatamente el agua.

    Echar agua caliente en la taza y cubrir con la tapa.

    Dejar infusionar durante unos 20-30 segundos, al contener menos agua, el tiempo de infusión disminuye.

Una vez pasado el tiempo de infusión, se puede beber directamente del gaiwan o bien servir el té en otra taza. Para ello  se tiene que coger la taza por el borde superior colocando el pulgar y el anular a cada lado de la taza y *atención, esta es la parte más difícil* con el índice desplazar ligeramente la tapa del gaiwan, procurando que las hojas del té no salgan al exterior al inclinarlo. Es cuestión de práctica

 

Está claro que estamos ante un accesorio que no es para principiantes. Lleva su tiempo dominarlo. Al principio es normal que se escapen algunas hojas fuera de la taza, que nos quememos los dedos por no cogerlo bien, o que el agua caiga por debajo de la taza, pero después de varios intentos seremos unos expertos en el uso del gaiwan y disfrutaremos más bebiendo té.